En este post voy hablar del Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU), un tributo que suele ser olvidado pero que tiene gran relevancia en la transmisión de bienes. Pongo un ejemplo real del Ayuntamiento de Vilalba para intentar clarificarlo un poco más. 

 ¿Qué es el IIVTNU?

El Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana es un impuesto municipal, anteriormente conocido como “plusvalía municipal”. Su régimen se contiene en los artículos 104 y siguientes de la Real Decreto Legislativo 2/2004, de 5 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales y en las Ordenanzas fiscales de cada Ayuntamiento.

Características:

  • Se trata de un tributo de naturaleza directa, puesto que grava directamente una manifestación de la capacidad económica del contribuyente.
  • Es un impuesto potestativo, que requiere del oportuno acto de imposición y ordenación por el municipio (su implantación ha sido generalizada).
  • Es un tributo de devengo instantáneo, y por tanto no periódico.
  • Es un impuesto real, porque se define en torno a un determinado elemento real, un bien inmueble, y objetivo, puesto que no tiene en cuenta las características personales del sujeto pasivo.

.El hecho imponible de este impuesto se estructura cuando concurren una serie de elementos, que hacen que nazca la obligación tributaria:

  • Que el terreno sea de naturaleza urbana.
  • Que exista un incremento o aumento de valor del terreno en cuestión.
  • Que exista transmisión o, en su caso, determinados negocios jurídicos traslativos del dominio o del goce y disfrute del terreno.
  • Acotamiento del incremento en un determinado período.

.¿Qué terrenos tributan?

Tributan únicamente los bienes de naturaleza urbana (a efectos del IBI), no los de naturaleza rústica, y los terrenos integrados en los bienes inmuebles de características especiales (como son los aeropuertos, embalses, centrales eléctricas, etc.). Tributa únicamente el valor del suelo, no el de la construcción. El valor del suelo que se tiene en cuenta es, con carácter general, el valor catastral.

Supuestos de No Sujeción

Los más importantes son:

  • Las aportaciones de bienes y derechos realizadas por los cónyuges a la sociedad conyugal, adjudicaciones que a su favor y en pago a ellas se verifiquen y transmisiones que se hagan a los cónyuges en pago a sus haberes comunes.
  • Transmisiones de bienes inmuebles entre cónyuges o a favor de los hijos, como consecuencia del cumplimiento de sentencias en los casos de nulidad, separación o divorcio matrimonial, sea cual sea el régimen económico matrimonial.
  • Operaciones inmobiliarias de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancarias (SAREB). Novedad introducida por la disposición final decimosexta de la Ley 9/2012, de 14 de noviembre, de reestructuración y resolución de entidades de crédito (EDL 2012/234482).

Exenciones

  • Objetivas:
  1. La constitución o transmisión de derechos de servidumbre.
  2. Las transmisiones de bienes que se encuentren dentro del perímetro delimitado como Conjunto Histórico-Artístico, o hayan sido declarados individualmente de interés cultural, según lo establecido en la Ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español.
  • Subjetivas:
  1. El Estado, las Comunidades Autónomas y las entidades locales, a las que pertenezca el municipio, así como los Organismos autónomos del Estado y las entidades de derecho público de análogo carácter de las Comunidades Autónomas y de dichas entidades locales.
  2. El municipio de la imposición y demás entidades locales integradas o en las que se integre dicho municipio, así como sus respectivas entidades de derecho público de análogo carácter a los Organismos autónomos del Estado.
  3. Las instituciones que tengan la calificación de benéficas o de benéfico-docentes.
  4. Las entidades gestoras de la Seguridad Social y las Mutualidades de Previsión Social reguladas en la Ley 30/1995, de 8 de noviembre, de Ordenación y Supervisión de los Seguros Privados.
  5. Los titulares de concesiones administrativas revertibles respecto a los terrenos afectos a las mismas.
  6. La Cruz Roja Española.
  7. Las personas o entidades a cuyo favor se haya reconocido la exención en tratados o convenios internacionales.

Devengo y declaración del tributo

Se produce el devengo del impuesto en los siguientes supuestos:

  • La transmisión de su propiedad por cualquier título: herencia o legado, declaración de herederos “ab intestato” (sin testamento), donación, compraventa o permuta, enajenación en subasta pública judicial, notarial o administrativa, o la expropiación forzosa.
  • La constitución o transmisión de cualquier derecho real de goce, limitativo del dominio, sobre dichos terrenos (usufructo o derecho de uso y habitación).

El tributo devenga, en los actos inter vivos, en el momento de la transmisión; el caso más significativo es el de la compraventa, en la que la fecha de devengo será la de la escritura de venta. En cambio, en los supuestos de transmisión por causa de muerte, el devengo no se produce en la fecha de aceptación de la herencia, sino en el momento de la defunción del causante.

En los casos de transmisiones inter vivos, el plazo para presentar la declaración es de 30 días hábiles a contar desde la fecha de transmisión. En los casos de transmisiones por causa de muerte, el plazo será de 6 meses, ampliables 6 meses más a solicitud del interesado.

Cuando las declaraciones sean extemporáneas, se aplicarán los siguientes recargos:

  • Si la presentación de la declaración se produce dentro de los tres meses siguientes a la finalización del plazo para presentar la declaración, en el principal se aplicará un recargo del 5%.
  • Si la presentación de la declaración se produce entre el tercer mes y el sexto, el recargo será del 10%.
  • Si la presentación se produce entre el sexto mes y el duodécimo, el recargo será del 15%.
  • A partir del duodécimo mes, el recargo será del 20% aplicando a partir de este 12º mes intereses de demora.

Si el pago de la deuda tributaria se realiza de manera voluntaria, se hará una reducción del 25% del importe del recargo aplicado por extemporaneidad.

Este impuesto prescribe, al igual que los demás impuestos, a los 4 años desde la finalización del plazo para declarar.

¿Quién tiene que pagar el IIVTNU?

En caso de transmisiones a título lucrativo (por ejemplo, donaciones o herencias): la persona que adquiera el inmueble o a favor de la cual se constituya o se transmita un derecho real.

En caso de transmisiones a título oneroso (por ejemplo, una compraventa): la persona que transmite el inmueble o la que constituye o transmite un derecho real.

No son aplicables a la Administración tributaria los pactos que pueda haber entre las partes en cuanto al pago de la Plusvalía. Si la persona obligada en el pago de la Plusvalía es residente en el extranjero, la ley prevé que tendrá que pagar el impuesto el sustituto del contribuyente, que es la otra parte que interviene en el negocio jurídico.

Elementos necesarios para la determinación del importe del tributo

Los elementos necesarios para poder determinar el importe del tributo son dos: la base imponible y el tipo impositivo.

La base imponible del IIVTNU está constituida por el incremento del valor de los terrenos puesto de manifiesto en el momento del devengo y experimentado a lo largo de un periodo máximo de 20 años. Los dos elementos que se tienen que tener en cuenta para calcular la base imponible son: el valor del terreno y el porcentaje de incremento.

El valor del terreno: Es el valor catastral en el momento del devengo del impuesto. En el caso de usufructo, por el cálculo del valor del terreno se aplicarán las normas establecidas en la normativa reguladora del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. En los casos de las expropiaciones de terrenos, se atenderá al valor del justiprecio. Si el valor catastral fuera inferior, se tomará éste último.

El porcentaje de incremento se calcula multiplicando el número de años enteros transcurridos desde la última transmisión por el coeficiente establecido por el Ayuntamiento. Este coeficiente se puede regular dentro de los límites establecidos en la Ley de Haciendas Locales.

El tipo impositivo lo determina el Ayuntamiento en la ordenanza fiscal reguladora del impuesto, sin que pueda superar el 30%.

Gestión del tributo

La gestión del tributo corresponde al Ayuntamiento donde radica el inmueble objeto de la transmisión. El Ayuntamiento puede delegar la gestión del tributo. En muchos casos el responsable de gestionarlo son los Registros de la Propiedad.

Ejemplo del cálculo del Impuesto en Vilalba (Lugo):

Una persona fallecida el 1 de enero de 2016 deja en la herencia una vivienda que compró el 30 de enero de 1988.

En el recibo del IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles) constan dos valores: valor de la construcción y valor del terreno. El valor que interesa a efectos de este impuesto es el valor del terreno (valor catastral).

En este caso ese valor es 6.417,77 €.

Para calcular el coste de este Impuesto tenemos que acudir a la Ordenanza Fiscal Nº 3 del Ayuntamiento de Vilalba que establece los siguientes porcentajes multiplicadores de los años transcurridos desde la última transmisión, hasta un máximo de 20 años (en algunas ordenanzas ya se facilitan directamente el porcentaje de incremento en función de los años):

DURACIÓN PORCENTAJE MULTIPLICADOR
1 y 5 años 2,3 %
Hasta 10 años 2,4 %
Hasta 15 años 2,5 %
Hasta 20 años 2,6 %

 

Tipo impositivo: 27 % (artículo 13 de la Ordenanza Fiscal nº 3 del Ayuntamiento de Vilalba)

  • Número de años que ha estado en el patrimonio la vivienda: 20 (máximo de años).
  • Porcentaje de incremento: 20 años * 2,6 = 52 %
  • Base imponible: 6.417,77 € * 52 % = 3337,24 €.
  • Cuota: 3337,24 € * 27 %= 901,05 €

Habrá que pagar 901,05 €

3

CALCULADORA

 Para calcular el importe del impuesto, en Foro-Ciudad.com disponen de una calculadora automática. PINCHE AQUÍ.

Tenga en cuenta:

  • Que los datos ofrecidos son a título informativo, de forma que para una absoluta certeza de los importes a pagar tendrá que acudir a las ordenanzas fiscales del ayuntamiento en dónde se encuentre el bien urbano y que se correspondan con el año de la transmisión (en este caso, al año del fallecimiento).
  • Se proporcionan datos de toda España, incluidos municipios del País Vasco y Navarra, si bien, a estos efectos, hay que tener en cuenta la autonomía fiscal de estos territorios. Por ejemplo, en todo el territorio de Navarra está exenta la transmisión de toda clase de bienes por herencia, legado, dote, donación o cualquier otro título gratuito que tenga lugar entre ascendientes, descendientes y cónyuge. Asimismo en el País Vasco se establecen especialidades en cuanto a la valoración del terreno y tipo aplicable.

Calcular el impuesto.

Para hacer los cálculos siga estos pasos:

  1. De los municipios disponibles en la lista seleccione aquel en dónde se encuentre el inmueble. Tenga en cuenta que cada inmueble tendrá su propio impuesto. Así si, por ejemplo, en la herencia hay una vivienda de Madrid y otra de Palencia, tendrá que pagarse el impuesto a ambos ayuntamientos y con arreglo a sus ordenanzas fiscales.
  2. Seleccione el año en que se produce la transmisión (en caso de herencia, el año de fallecimiento del causante).
  3. Indique la fecha exacta en que se adquirió en su día el inmueble, que pudo ser por compraventa, por herencia o cualquier otro (formato dd/mm/aaaa).
  4. Indique la fecha exacta de la transmisión, en este caso, la fecha de fallecimiento (formato dd/mm/aaaa).
  5. Indique el valor catastral del suelo. Tenga en cuenta que sólo interesa el valor del suelo (no el de todo el inmueble o el de la construcción. Además tendrá que tener en cuenta el porcentaje de participación que se herede de ese inmueble).

 

Espero que este post os haya aclarado un poco más este impuesto no muy conocido. Podéis exponer todas vuestras dudas o comentarios más abajo.

 

Santiago Paredes