Hoy es un día especial, el día en el que inauguro esta página. Una página sin grandes pretensiones en la que espero ir compartiendo ideas, artículos y opiniones. He escogido como categorías de cabecera Economía, Derecho y Reflexiones, las dos primeras por mi carrera profesional y la tercera para dar rienda suelta a las ideas que me revolotean por la cabeza.

Pero lo primero que hay que hacer cuando llegas a un sitio nuevo es presentarse. Y yo quiero hacerlo de una manera particular, exponiendo un credo, haciendo homenaje a aquel glorioso “Yo sólo creo en Billy Wilder” de Fernando Trueba al recoger el Oscar por “Belle Époque”.

 

el-apartamento1
“El Apartamento” de Billy Wilder. De las mejores escenas de la historia del cine. 
Creo que somos aquello en lo que creemos. Creo en las canciones. Creo en los detalles. Creo que hay que ir por la vida con los ojos bien abiertos. Creo en Scarlett Johansson. Creo que hay que ser muy hombre para olvidar a una mujer. Creo que una camisa blanca es lo más elegante que puede llevar un hombre. Creo en las mujeres que derrochan simpatía. Creo en el crujir de los hielos cuando te sirves una copa. Creo que todos tenemos dentro un guardián entre el centeno. Creo en las letras de Sabina. Creo en Los Simpsons. Creo en Clint Eastwood. Creo que hay que desconfiar de la gente que habla mucho en el desayuno. Creo en el inconformismo. Creo en una caña bien tirada. Creo en el olor a café por la mañana. Creo que el imbécil grita y el inteligente calla. Creo que no se puede cambiar de pasión. Creo en las cenas con buenos amigos. Creo en los domingos de resaca. Creo que no hay nada mejor en este mundo que escuchar a una chica reír. Creo en la tarta de queso con frambuesa. Creo en las balas perdidas. Creo en Los Beatles. Creo en las personas auténticas. Creo en Paperman. Creo que la vida, a veces, es bella.
 .
Creo en los saludos. Creo en la gente que se divierte. Creo en la ortografía. En las palabras. Y en el arte de saber usar ambas herramientas de modo que conmuevan hasta lo insufrible. Creo en la sensibilidad a flor de piel de los que no solo ven con los ojos. Creo en escuchar cuando otros hablan. Creo en Marilyn Monroe. Creo en las puertas que se abren para dentro y no para fuera. Creo en el trabajo bien hecho.
 .
Creo que Carpe Diem. Creo que, en cierta ocasión, un tipo muy sabio dijo que si quieres conocer a una persona, no le preguntes nunca lo que piensa, sino lo que ama. Creo en las locuras. Creo en los sueños que se hacen realidad. Creo en probar cosas nuevas. Creo en los días raros. Creo en las mujeres con clase. Creo en mirarlas dormir. Creo que la vida puede ser maravillosa. Creo en Roger Federer. Creo en el inicio de UP!
.
Creo que es mejor pedir perdón que permiso. Creo en Johnny Cash. Creo en el lado frío de la almohada. Creo en el libro de papel. Creo que la ensaladilla rusa está infravalorada. Creo que la purpurina es un invento satánico. Creo que la vida es demasiado corta como para leer libros aburridos. Creo en El Principito. Creo que lo importante no es caer, sino aterrizar. Creo que todos los días sale el sol, chipirón. Creo en las chicas que son guerreras.  Creo en las rosas blancas. Creo en montar las cosas sin mirar las instrucciones. Creo en la tortilla de mi madre. Creo en Friends. Creo en los que hacen castillos en el aire. Creo que la hora del aperitivo es sagrada. Creo en Mortadelo y Filemón. Creo más en lo dulce que en lo ácido. Creo en las faldas cortas. Creo en los que se lanzan a la piscina sin mirar la profundidad. Creo que una mujer nunca puede ocultar cuando está borracha o enamorada. Creo en las camisas de once varas. Creo en Xabi Alonso. Creo en hacer lo que apasiona. Creo que lo que apasiona no cansa.
.
Creo que hay chicas con miradas que fulminarían a un rayo. Creo que los tertulianos políticos son políticos de tertulia. Creo que el champán que mejor sabe es el que se bebe directamente de la botella. Creo en los días de pijama. Creo en las jodidas historias de amor y en las historias de amor jodidas. Creo que nuestras vidas son cartas de una baraja rota.
.
Creo que lo mejor está por llegar. Creo en la gente que cree.
.
Creo que esto es en lo que creo. Creo que esto es lo que soy.
.
Y, por supuesto, creo en Billy Wilder.
 .
Santiago Paredes
.

*Original de El guardián entre el centeno.